Fachadas

Ella lucía perfecta: bella de formas, inteligente sin petulancia, compañera entusiasta, hábil en la cama y en la cocina. Hasta ese día en el que lo invitó a aquella cena en familia. No pudo entrar. La dejó ahí mismo, frente a la ventana de la fachada colonial de tímida presencia que pretendía camuflar, a los ojos del transeúnte, las demoliciones internas y los interiores modernos. “Las personas son como sus casas” le había dicho su abuela. Y ésta nunca le mintió.

Anuncios

Acerca de Flor Marina Yánez

Urbanista de profesión, música por crianza.... escribo, irremediablemente.
Esta entrada fue publicada en Minicuento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s