Soliloquio

Yo te pregunto Vida
detrás de qué montaña
escondes mi futuro.
Debajo de qué roca,
en cuál abismo,
dentro de qué corriente
has lanzado la barca de los días
que no llegan aún,
pero son míos.

¿Qué esperas tú de mí?
Yo sólo quiero
la libertad que al nacer
me has prometido.
Ningún dolor
que me lastime el alma,
ningún amor de hoy
y de mañana olvido,
la soledad perfecta
en la que pueda
mi corazón latir tranquilo.

No me traigan tus olas esos ojos,
color del infinito,
ni tu voz el eco de la risa
que anida sin permiso en mi recinto.
Déjame caminar
sin rumbo por tus barrios,
espiar por las ventanas,
asomarme a los patios,
entrar de vez en cuando
sin ser visto.

No me pidas que aloje
en mi vida otras vidas,
soy muy mal anfitrión,
me has conocido.
Yo voy feliz con mi camino a cuestas,
con mi infiel decisión,
con mis delirios.
Hagamos las paces,
no seamos enemigos.
Pero déjame solo,
sólo conmigo.

(Julio, 2010)

Anuncios

Acerca de Flor Marina Yánez

Urbanista de profesión, música por crianza.... escribo, irremediablemente.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Soliloquio

  1. carlos dijo:

    Me encanta el ritmo de este poema. Me encanta el trato amable que dispensa a tan enigmática señora. Me encanta el espacio que abre y abre ese caminar “sin rumbo” por sus barrios. Me encanta esa felicidad de ir “con mi camino a cuestas, /con mi infiel decisión, /con mis delirios”. Hermoso poema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s