Ropavejero

El anciano vaga por la habitación como quien busca con resignación un espacio que sobre en el mundo para anclar la pesada carga. Sonríe de pronto. Sus ojos han tropezado con un armario arrinconado. Aquel armario es su hermano. No es el closet nuevo que ostenta su madera de caoba y sus puertas corredizas. El que presume de su vientre lleno de sacos de marca y vestidos de seda. Es sólo un armario viejo que guarda esas cosas inútiles que no se tiran porque todavía se sostienen del gancho intangible del recuerdo, del apego servil disfrazado de afecto. Un armario lleno de trastos que los dueños de casa no resuelven echar a la basura pero que no reclaman sino cuando es preciso, lo mismo que a él, arrinconado huésped del alevoso olvido.

(Publicado en Letralia, 2004)

Anuncios

Acerca de Flor Marina Yánez

Urbanista de profesión, música por crianza.... escribo, irremediablemente.
Esta entrada fue publicada en Reflexión poética. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ropavejero

  1. rubengarcia dijo:

    querida amiga si que es una sorpresa encontrar en tus letras la prosa musical, que fija la mirada en las cosas y de las cuales extrae poesía… Tus poemas me han emocionado por su sencillez… Un lindo encuentro con la persona hermosa y tu poesía rub

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s