De Sombra, sin Amores

Aún no he podido entender
el luto que guarda mi sombra,
siempre de negro,
siempre silenciosa.

Me conformo con tratar
de aliviar su pena
llevándola al parque cada día.

La sigo,
por el sendero de mangos
que desemboca en el río.

Jugamos al escondite.
Siempre gana, es difícil
distinguir a una sombra entre otras sombras.

La espero, mientras se zambulle en el agua.
La tomo de la mano,
juntos miramos como el sol cae con la tarde.

Entonces,
como en un diario ritual, mi sombra
me agradece el paseo con un abrazo,
me cubre por entero.

Regreso a casa, tomo un vaso de leche,
entro a la habitación,
digo buenas noches
a mi mujer que no levanta la vista
del último bestseller de autoayuda.

Sonrío comprensivo.
En verdad es difícil
distinguir a una sombra entre otras sombras.

(2da versión-marzo, 2011. 1era versión en Letralia N°110, Julio 2004)

Anuncios

Acerca de Flor Marina Yánez

Urbanista de profesión, música por crianza.... escribo, irremediablemente.
Esta entrada fue publicada en poema. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a De Sombra, sin Amores

  1. El Soñante dijo:

    Dificil entender a nuestras sombras, siempre dispuestas a seguirnos, aun cuando no logremos verlas entre otreas sombras, su compañia silenciosa viene con nosotros desde el primer día de nuestra existencia y no se apaga hasta más allá de la muerte.

    Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s